Rueda de prensa ANPE y el Defensor del Profesor

Informe anual y encuesta sobre recortes


ANPE y el Defensor del Profesor celebraron el miércoles 28 de noviembre una rueda de prensa para presentar los resultados de una encuesta realizada por ANPE sobre la incidencia de los recortes en la calidad de la educación y el informe del Defensor del Profesor sobre conflictividad escolar correspondiente al curso 2011-2012.  DESDE su creación en Madrid, en noviembre de 2005, hasta junio de 2012, el Defensor del Profesor ha recibido 21564 llamadas de profesores, una media de 10 al día. Durante el curso 2011-2012, ha atendido a 3352 docentes de todo el Estado. Del informe se desprende que la tendencia a la baja en la conflictividad parece haberse estancado. Asimismo, los profesores afirman que los recortes en personal docente pueden aumentan la conflictividad en las aulas. 

El acto contó con la participación del presidente nacional de ANPE, Nicolás Fernández Guisado; el presidente de ANPE-Madrid, Francisco Melcón Beltrán; la secretaria estatal de Comunicación y coordinadora del Defensor del Profesor, Inmaculada Suárez Valdés, y la presencia de numerosos medios de comunicación.

El presidente de ANPE, Nicolás Fernández Guisado, señaló que las conclusiones de la encuesta, realizada a más de diez mil docentes, son claras: los recortes, en contra del discurso imperante, sí afectan a la calidad de la educación, inciden en el tiempo que los docentes pueden dedicar a sus alumnos y en el clima del centro, y aumentan la conflictividad en las aulas. Por otra parte, el profesorado se manifiesta muy preocupado por la incidencia de los mismos en el futuro de sus alumnos. A continuación, analizó los resultados de la encuesta y afirmó las exigencias de ANPE: cese inmediato de los recortes en educación; financiación suficiente y memoria económica para cualquier reforma educativa; un pacto de mínimos que preserve a la educación de los recortes y la convierta en el centro de las políticas; la negociación inmediata del estatuto docente; la protección prioritaria para la enseñanza pública.

En cuanto al informe del Defensor del Profesor, el presidente destacó un leve descenso en las conductas más graves, que atribuyó a la creciente implantación de la Ley de Autoridad del Profesor y a la aplicación de las normas de convivencia, así como a la actitud de la Fiscalía del Estado, que persigue estas agresiones como delito. Sin embargo, se percibe un aumento de tipologías menos graves y, a consecuencia de los recortes, un incremento de los conflictos entre el profesorado, la Administración y los equipos directivos. Esta situación ha derivado en un incremento de la insatisfacción del profesorado, que casi se ha duplicado (del 4 al 7%). Fernández Guisado recordó las reivindicaciones de nuestra organización en el marco de la mejora educativa, y expresó que ANPE planteará la Ley de Autoridad como un elemento de vertebración del sistema educativo estatal. Enfatizó la importancia de la actuación preventiva y el apoyo a los alumnos acosados, recordando el caso de la joven que puso fin a su vida en Castilla-La Mancha. Por último, afirmó el presidente nacional que el Defensor del Profesor es un indicador de la situación educativa y sus conclusiones permiten formular propuestas. 

Francisco Melcón Beltrán, presidente de ANPEMadrid, recordó la creación del servicio en esta Comunidad en 2005, en buena medida como respuesta al trágico caso del alumno Jokin, “un aldabonazo a las conciencias, para poner en el foco del debate público la conflictividad escolar, el acoso a profesores y entre iguales (bullying)”, y leyó algunos puntos de la propuesta que, a modo de decálogo, ANPE-Madrid elevó a la Administración en 2005 y que sirvió de antecedente del Decreto de convivencia de 2007. Este proceso desembocó en la Ley de Autoridad madrileña de 2010. Melcón insistió en la necesidad de hacer recaer las medidas punitivas sobre los acosadores y no sobre las víctimas. 

Recordando el caso reciente de la escolar Mónica, objeto de agresiones durante dos años, lamentó que, en un caso tan grave, se haya mirado para otro lado, así como las declaraciones del consejero de Castilla-La Mancha, que responden al relativismo moral. De este modo, se produce una doble penalización de la víctima, que no solo sufre el acoso sino también la perversión moral que implica sufrir un cambio de clase o de centro como solución. El presidente de ANPE-Madrid recalcó la vigencia del Defensor del Profesor, la necesidad de cambiar los protocolos de actuación en casos de agresiones entre alumnos, para evitar esta doble victimización, y expresó su deseo de que su intervención sirviera como homenaje a la desdichada escolar. 

La coordinadora del Defensor del Profesor de ANPE-Madrid y secretaria estatal de Comunicación, Inmaculada Suárez Valdés, comentó las estadísticas correspondientes a 2011-2012, un curso problemático debido a la incidencia de los recortes. Las llamadas más numerosas en todo el Estado siguen procediendo del profesorado de Secundaria (42%), donde las actitudes contrarias a la convivencia corresponden en primer lugar a los alumnos y luego a los padres. En Primaria (39%) se ha observado un ligero incremento (1%) con relación al informe anterior, de modo que se acortan las distancias entre niveles; la conflictividad de los padres responde generalmente a su afán protector hacia sus hijos. En cuanto a los problemas que enfrenta el docente, se mantienen sus dificultades para dar clase (24%), aunque la tendencia en años anteriores era al descenso. Esto puede deberse al incremento de ratios y la consiguiente masificación en las aulas, sobre todo en el caso de alumnos con características especiales. En general, han descendido las conductas para las que hay algún tipo de sanción, en el marco de la normativa de convivencia y la Ley de Autoridad, pero no las agresiones de padres (1%), acoso y amenazas (26%) o denuncias (18%). Esto se debe a que consideran al profesor como chivo expiatorio de los problemas de sus hijos, no admiten que a estos se les corrija y ejercen una defensa a ultranza. El incremento de falsas acusaciones de padres y alumnos también se relaciona con la ausencia de sanción. 

Pero donde se observa un notorio incremento (del 11 al 23%) es en los problemas administrativos. “El profesor acude al Defensor del Profesor cuando se siente indefenso” –afirma la defensora–, cuando el equipo directivo se pone de parte de los padres y lo desautoriza delante de la comunidad educativa. Considera fundamental la cooperación de los padres y que la Administración valore al docente como “el verdadero pilar” de una mejora educativa. 

En la Comunidad de Madrid, el servicio respondió a 2121 consultas, quejas y denuncias de profesores, cifra muy similar a la del año anterior. Como a nivel estatal, la mayoría corresponden a Secundaria (41%), donde predominan los conflictos con alumnos, seguidos por Primaria (40%) e Infantil (8%), donde suelen producirse con los padres. 

 

Ver Estadísticas generales del Defensor del Profesor en la Comunidad de Madrid 2011/2012.

 

 


Compartir: facebook facebook youtube